Consejos para el Texas Hold'em

Los apostadores y aficionados al juego en general tienen toda clase de supersticiones y trucos de la buena suerte que, supuestamente, los ayudan a mejorar sus resultados en el juego. Pero recuerda, la mayoría de esas supuestas técnicas no tienen ningún asidero, y pueden hacer que pierdas una buena parte de tu dinero.

Los consejos que podrás leer a continuación te ayudarán a mejorar en tu juego de Texas Hold'em y otros tipos de póquer, aunque no es necesario que los sigas ciegamente. Considera con atención aquello que ofrece esta página y tenlo en cuenta a la hora de jugar.

Diviértete

Más adelante encontrarás recomendaciones de índole más técnica, pero es muy importante comenzar por este consejo.

Muchas veces, mientras te encuentras aprendiendo un nuevo juego e intentas aplicar estrategias y recomendaciones para mejorar tus resultados, puede llegar a ser frustrante no lograr lo que te propones. Incluso los jugadores más experimentados pueden sentir esa frustración.

Pero recuerda que la frustración jamás te ayudará a mejorar tu juego. Intenta siempre divertirte y pasar un buen rato mientras juegas, mantén un espíritu positivo, y verás cómo mejorarás a medida que más practicas. No olvides que, si tienes un mal momento, nada mejor que tomar un descanso antes de continuar.

Presta atención

Muchas veces jugar una partida de Texas Hold'em puede llegar a ser tedioso mientras esperas tu turno. Es muy común que los jugadores se distraigan conversando entre ellos durante el juego, como una manera de mantener la mente ocupada.

Sin embargo, eso no significa que no puedas conversar y prestar atención a la vez. Los mejores jugadores son, muchas veces, aquellos que están atentos a lo que los demás jugadores hacen constantemente, y aplican esos conocimientos en una mano o incluso un juego futuro. Una pequeña observación puede significar una gran diferencia cuando es utilizada por la persona adecuada.

Nunca dejes de aprender

El póquer es un juego que nunca dejas de aprender, especialmente en el caso de los mejores jugadores. Sin embargo, mucha gente llega a un punto en su aprendizaje en el cual decide que ya no necesita continuar preparándose, o simplemente cree que ya no puede seguir haciéndolo.

Siempre intenta encontrar la forma de adquirir nuevas formas de mejorar tu juego, lo cual necesariamente implica no dejar nunca de estudiar y esforzarse para lograr mejores resultados. Puedes hacerlo a través de libros, páginas web o simplemente incorporando nuevas estrategias en cada juego, para así lograr ese detalle que puede significar una gran diferencia.

Concéntrate en un sólo juego

A medida que comienzas a ganar cada vez más partidas de Texas Hold'em, no olvides que siempre es mejor concentrarte en un sólo juego. Es común que las personas que ya juegan con confianza comiencen a saltar entre distintos tipos de juego, versiones con o sin límite, juegos de varias mesas, etcétera. Pero esto puede tener consecuencias negativas en tus resultados,

Aunque estés jugando al Texas Hold'em en todos los casos, cada juego requiere diferentes estrategias y enfoques. Lo más recomendable es, entonces, primero aprender a dominar una versión de Texas Hold'em antes de intentar aprender a dominar una diferente.

No abuses del “bluff”

Aunque parezca mentira, casi la totalidad de los jugadores de Texas Hold'em abusan del “bluff”. ¿Quiénes conforman la pequeña minoría que no lo hace? Pues los jugadores profesionales. Sin embargo, incluso los profesionales pueden a veces ceder ante el exceso de “bluff”.

De hecho, ganar un bote a través del blofeo puede verse muy bien en la televisión, pero la verdad es que no es muy redituable. La mayoría de los jugadores que abandonan el “bluff” comienzan a ver mejores resultados, y en general no la vuelven a usar, o al menos la usan solamente en contadas excepciones. Te sorprenderías de la escasa cantidad de jugadores que vuelven a abusar de esta técnica una vez que la abandonan.

La mejor forma de dejar de blofear en demasía es simplemente dejar de hacerlo en absoluto. Una buena forma de intentarlo es, por ejemplo, proponerse dejar de blofear en los próximos diez juegos de Texas Hold'em, y luego continuar desde allí. Inténtalo, vale la pena.

Consejos para una mano inicial “tight”

Como ya hemos mencionado antes, a la mayoría de los jugadores de Texas Hold'em les gusta la acción. Esto implica, obviamente, que la mayoría elige jugar la mayor cantidad de manos posible. Para muchas personas, quedarse esperando a que llegue una buena mano mientras observa a los otros jugadores puede llegar a ser tedioso.

Si tienes ganas de jugar muchas manos, es entendible. Pero ten en cuenta que, probablemente, cuantas más manos juegues más dinero perderás.

Explicar qué tipo de manos iniciales debes o no jugar es un asunto bastante complicado, que excede el alcance de esta sección. Solamente ten en cuenta que lo mejor siempre es jugar primeras manos “tight”, y que obviamente esto significa que debes jugar muchas menos primeras manos de las que probablemente juegues actualmente.

Lo primero que debes hacer es darte una idea de cuántas manos iniciales estás jugando actualmente. Los jugadores profesionales en general juegan entre un 15 y un 25 por ciento de sus primeras manos. Esto significa que, si no eres aun un jugador experimentado, deberías intentar jugar menos del 20 por ciento de tus manos iniciales, al menos hasta que llegues a ser un jugador de gran experiencia.

La regla básica es reducir la cantidad de manos iniciales que juegues hasta que comiences a ganar cada vez más seguido. A medida que vayas dominando cada vez más el juego, comenzarás a darte cuenta qué manos iniciales jugar, y de ese modo llegarás a jugar menos manos pero con una mayor ganancia.

Controla el juego agresivo

Cada vez que juegas de manera agresiva, es decir, cuando apuestas y subes esas apuestas muy seguido dentro del juego, estás obligando a tus contrincantes a tomar muchas decisiones. Esto significa que, cada vez que juegas de este modo, estás obligándolos a decidir si retirarse, pedir, o subir la apuesta, y de esta manera tienen más chances de cometer un error.

Sin embargo, es importante mantener el juego agresivo siempre bajo control. Demasiado juego agresivo puede significar una pérdida de dinero en el largo plazo. Lo recomendable es siempre combinar el juego agresivo con un juego “tight” en las manos iniciales.

Juega contra contrincantes peores que tú

Este consejo parece tan obvio que casi nadie lo sigue. Sin embargo, es muy sensato tenerlo en cuenta a la hora de elegir contra quién jugar. Para ganar en el Texas Hold'em, intenta enfrentarte a jugadores que sean peores que tú.

Elige jugar en una mesa llena de principiantes, o personas un poco alcoholizadas, o cualquier otro que no juegue tan bien como tú, independientemente de cuál sea tu nivel. Esto hará que te veas y que te sientas como un verdadero profesional, además de ayudarte a ganar más confianza y, por supuesto, más dinero durante el proceso.

Juega muy tight desde una “early position”

Estar en una “early position”, es decir uno de los tres primeros lugares desde los blinds, es el peor sitio que puede tocarte en el Texas Hold'em. Tienes que actuar antes de la mayoría de tus contrincantes, y es muy difícil desde esa posición poder controlar las manos.

Por esto, lo mejor es jugar siempre con una muy buena mano cuando juegas desde esta posición, es decir, que cuanto más tight sea tu juego, más chances tienes. Especialmente cuando te enfrentas a jugadores experimentados. Incluso considera jugar solamente con ases, reyes y reinas si fuere necesario.

La “late position” es para ganadores

La posición “late”, es decir los últimos dos sitios de la mesa, te ofrece una ventaja única. Jugar desde esta posición te permitirá, desde un lugar privilegiado, observar cómo se comportan todos los demás jugadores antes de tener que actuar. Además, te permite pasar y obtener una carta gratis en la cuarta o quinta carta comunitaria.

Esto significa que deberías jugar un 75 por ciento de las manos desde esta posición, es decir, que de todas las manos con las que veas un flop, deberías jugar alrededor de un 75 por ciento de ellas.

Una fórmula simple

Aparentemente, todo el mundo quiere una fórmula simple y rápida para todo. Esta es una de las razones por las que hay gente en el mundo vendiendo libros que ofrecen maneras rápidas de hacerse rico.

En el caso del Texas Hold'em, aunque se trata de un juego con reglas relativamente simples, llegar a ser un jugador experimentado y ganador requiere de una gran cantidad de estudio y práctica. Sin embargo, existe una regla muy simple que todo jugador ganador aplica, y lo bueno es que no hace falta llegar a ser un experto para comenzar a utilizarla.

La fórmula es simple. Cuando estés ganando o en una posición favorable tienes que maximizar la cantidad de dinero en el bote, así como en el caso de estar detrás en la mano tienes que hacer lo contrario, es decir, intentar que el dinero del bote sea lo menor posible.

La regla es muy simple, pero no por eso menos efectiva. Cuando se la combina con el resto de las recomendaciones dadas en esta página, puedes lograr resultados realmente sorprendentes. Cada vez que juegues Texas Hold'em, puedes intentar reducir las variables a dos simples preguntas: ¿Estoy ganando o perdiendo la mano? ¿Cómo puedo reducir o maximizar el contenido del bote?

Claro que las cosas no son tan fáciles. Por ejemplo, maximizar el bote no requiere solamente de apostar lo mayor posible. Tienes que saber cómo apostar la mayor cantidad posible pero sin que el resto de los jugadores se retiren. En el caso del Texas Hold'em con límite, hay que intentar apostar y subir en cada oportunidad cuando se está adelante en la mano, y cuando se está atrás se puede pasar y ver. Luego, sólo queda poder definir cuándo se está ganando o no, lo cual requiere de práctica y atención.

Toma la decisión correcta

Uno de los errores típicos de los jugadores novatos de Texas Hold'em es creer que pueden juzgar su desempeño en la mesa en función de sus resultados en términos de dinero. La verdad es que este parámetro solamente ofrece una visión acertada del juego en el largo plazo, pero nunca solamente en función de los resultados monetarios de unas manos o de una sesión.

Los jugadores verdaderamente experimentados saben bien que deben tomar las decisiones correctas en cada momento, y no en función del resultado de una mano o de una sesión específica. En otras palabras, una mano mal jugada puede terminar siendo ganadora, y una mano bien jugada puede terminar ganando, pero en el largo plazo jugar las manos correctamente dará mejores resultados.

Por ejemplo, si tienes ases entre tus cartas de mano, sube la apuesta desde una posición “early”, algún jugador sube, entonces mueves todo tu bote (“all-in”) y si los demás igualan, entonces has hecho una excelente mano. Aunque efectivamente existe la posibilidad de que alguna vez pierdas la mano con ases de mano, recuerda que esta sigue siendo una jugada correcta y recomendable en el largo plazo.

Otro ejemplo es cuando tienes un proyecto de “gutshot straight” después del flop, y te enfrentas a un jugador que continúa apostando contra tí. Sigues pidiendo cartas pero no recibes nada de lo que necesitas para completar la jugada. A veces puedes completarla en la cuarta o quinta carta, pero esto no será suficiente para hacer la jugada redituable según las estadísticas.

Asegúrate de tomar la decisión correcta en función de las probabilidades, y deja que el resto de las variables se acomoden. Cuantas más veces hagas la jugada recomendada, más chances tendrás de que tu experiencia como jugador de Texas Hold'em dé buenos resultados.

Tu fondo de dinero

Aunque el estado de tu fondo de dinero no está directamente conectado con los resultados que obtengas, sin duda tiene un efecto notable sobre tu estado mental durante el juego. En la medida en la que tu fondo sea lo suficientemente grande, podrás seguir jugando y apostando para poder llegar al punto de tener ganancias.

Al jugar al Texas Hold'em, lo ideal es no tener que pensar en el dinero que tienes. Lo importante es poder jugar en un nivel que permita jugar de modo confortable, especialmente cuando consideramos que la mayoría de las veces las limitaciones en el fondo de dinero modifican tu capacidad de juego.

Siempre es recomendable jugar por debajo del límite, para asegurarse de mantener un margen y así poder aumentar las ganancias. Nunca temas bajar el límite. De hecho, en el momento en el que dudes acerca de la capacidad de tu fondo, baja el límite inmediatamente.

Conclusión

No es fácil absorber la gran cantidad de información que hace falta para aprender a ser un buen jugador de Texas Hold'em. Mucha gente se siente sobrepasada durante este proceso, incluso a la hora de leer una lista de consejos relativamente simples como la de esta página.

Una buena opción es imprimir o guardar esta información. De este modo, a medida que vayas practicando y mejorando, podrás revisarla de vez en cuando para ver cómo has incorporado la información a tu juego.

También puedes ir paso a paso y enfocarte en consejos específicos. Sin lugar a dudas, cualquiera que aplique todos estos consejos tiene la chance de convertirse en un gran jugador.